12
Mar, Dic

El Obispo primado Michael Curry visita el festival de Mizeki en Zimbabue y predica un sermón  

Comunión Anglicana
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El obispo primado Michael Curry viajó este mes a Zimbabue para asistir a un festival anual en honor del martirizado misionero del siglo XIX Bernard Mizeki y predicó un sermón a más de 15.000 peregrinos provenientes de África Central y del Sur.

Curry fue invitado al festival por el obispo William Jay Lambert de la Diócesis Episcopal de Eau Claire, Wisconsin, que asistió por primera vez en 2015. Lambert calificó el sermón de Curry el 17 de junio como “el mejor sermón que él [el OP] hubiera predicado”.

“Esperaba que la multitud lo enardeciera y que él, a su vez, enardeciera a la multitud, y eso es lo que ocurrió”, dijo Lambert a Episcopal News Service por teléfono.

Curry habló del Movimiento de Jesús, uno de sus temas recurrentes como Obispo Primado, y enfatizó el relato de Mateo de la Gran Comisión, diciendo, “Vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones”. La repetición de ese pasaje en el sermón de Curry provocó que la multitud respondiera coreando una y otra vez “¡Vayan!”.

“La energía era palpable, así como la profundidad del sentimiento”, dijo el Rdo. Chuck Robertson, canónigo del Obispo Primado para el ministerio fuera de la Iglesia Episcopal. Robertson fue parte de la delegación estadounidense que viajó a Zimbabue para asistir al festival de Mizeki.

Mizeki nació en Mozambique a mediados del siglo XIX. De adulto, mientras trabajaba en Sudáfrica, se hizo cristiano en 1886 y ayudó a traducir los textos sagrados anglicanos a varias lenguas africanas. Luego, de 1891 hasta su muerte en 1896, sirvió en lo que ahora es Zimbabue como misionero que convirtió a muchos de los mashona al cristianismo.

Aunque Mizeki llegó a dominar bien el idioma local y era sensible a las tradiciones espirituales de los mashona, su labor misionera enojó a algunos nacionalistas africanos que vieron tal labor como una extensión de la influencia colonial europea. Lo mataron lanceándolo a la puerta de su cabaña el 18 de junio de 1896. Los que acudieron a ayudarlo reportaron haber visto una gran luz y haber oído un rumor de alas. Cuando llegaron, el cuerpo de Mizeki había desaparecido.

Mizeki crowd

Una multitud de aproximadamente 15.000 personas asistió al culto al aire libre del 17 de junio en el festival de Bernard Mizeki en Zimbabue. Foto de Sharon Jones

El festival anual en memoria de Mizeki regularmente atrae a 20.000 o más peregrinos, y se celebra no lejos de donde lo mataron hace 121 años.

Lambert se enteró del festival gracias a la relación de compañerismo que tiene la Diócesis de Eau Claire con la Diócesis Anglicana de Harare, Zimbabue. Él viajó a Harare para asistir al festival por primera vez en 2015, poco antes de que Curry fuera electo Obispo Primado en la reunión de la Convención Anual de ese año en Salt Lake City.

“Supe entonces que me gustaría tenerle en Zimbabue para que predicara en el festival de Mizeki”, dijo Lambert a ENS.

Él le planteó la idea a Curry, quien lo añadió a su agenda para 2017.

“El Obispo Primado sencillamente se enardeció por el tamaño de la multitud”, dijo Lambert, describiendo la respuesta de la muchedumbre al sermón de Curry como “una de las cosas más apasionadas que jamás he presenciado”.

El oficio mismo se celebró a gran escala y duró más de dos horas. Los 15.000 feligreses pudieron recibir la eucaristía en estaciones que se armaron alrededor de todo el terreno donde tuvo lugar el servicio que presidió el obispo de Harare Nicholas Gandiya.

Posteriormente, Curry se sumó a un grupo de líderes religiosos que plantó árboles en las inmediaciones. Robertson dijo que era parte de la iniciativa de Gandiya al objeto de revertir l atendencia a la deforestación en la región.

“El Obispo Primado y aquellos de nosotros que le acompañamos le dimos las gracias por la oportunidad de presenciar y participar en una ocasión que en verdad fue un anticipo de la gran celebración celestial que vendrá”, dijo Robertson.

Fue un honor, dijo Lambert, que Curry haya venido con la delegación estadounidense en el viaje de este año.

 

“No sólo me sentí orgulloso del Obispo Primado”, siguió diciendo Lambert. “Me enorgulleció que él representara a la Iglesia Episcopal y también que representara a nuestro país”.