12
Mar, Dic

Junta ratifica sanciones contra J. Jon Bruno, Obispo de los Ángeles, mientras el tribunal sopesa el caso disciplinario  

Comunión Anglicana
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La Junta Disciplinaria para los Obispos de la Iglesia Episcopal ha rechazado una apelación del Obispo J. Jon Bruno de Los Ángeles en que  objetaba las sanciones que le impusiera un tribunal del Título IV que aún delibera sobre su fallo definitivo en el caso disciplinario de Bruno.

Las sanciones del tribunal el 17 de junio le prohibían a Bruno procurar la venta de la iglesia de Santiago el Mayor [St. James the Great] en Newport Beach, California, en tanto el caso disciplinario se encuentre en curso. El fallido intento inicial de Bruno de vender la propiedad de la Iglesia fue el fundamento del caso del Título IV contra él.

De las sanciones del tribunal se haría eco el obispo primado Michael Curry el 29 de junio, quien emitió una  instrucción por la cual restringía parcialmente el ministerio de Bruno, específicamente su capacidad de vender propiedades de la Iglesia. Estas restricciones se impusieron en respuesta a la noticia de que Bruno había intentado nuevamente vender la iglesia [de Santiago el Mayor] mientras la acción disciplinaria estaba todavía pendiente.

El caso original contra Bruno conlleva su fallido intento de vender la propiedad de la Iglesia en 2015 a un promotor de condominios por $15 millones en efectivo. Esa gestión llevó a los miembros de Santiago el Mayor a presentar acusaciones de conducta impropia contra Bruno, arguyendo que él había violado el derecho [canónico] de la Iglesia Episcopal. Las vistas sobre esas acusaciones se celebraron en marzo.

El tribunal eclesiástico de la Iglesia Episcopal, que aún está considerando si disciplina a Bruno en ese caso, y [de ser así] de qué manera, le informó a éste el 17 de junio que le está prohibido “vender o transferir o contratar para vender o ceder la propiedad de [la iglesia de] Santiago el Mayor hasta nueva orden del Tribunal”.

Bruno apeló esa sanción, pero la Junta Disciplinaria para [los] Obispos rechazó la apelación en un dictamen emitido el 8 de julio y publicado en la Red  por el grupo Salve a Santiago el Mayor.

“Al hacer una contratación para vender la propiedad de Santiago [el Mayor] mientras los conflictos que involucran esa propiedad estaban aún sujetos a revisión y consideración por el Tribunal, [Bruno] interrumpió e interfirió la integridad del proceso de los trámites del Título IV”, dice el dictamen. “Las acciones de Bruno perjudican lo que los Cánones contemplan que sea un proceso de reconciliación”.

El dictamen se dio a conocer mientras el previsto sucesor de Bruno, el obispo coadjutor John Taylor, era ordenado y consagrado el 8 de julio en Los Ángeles.

 

A fines de 2018 Bruno cumple 72 años, la edad obligatoria de jubilación en la Iglesia Episcopal.