21
Sáb, Oct

Oficio para Pentecostés

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Oficio para el Domingo de Pentecostés


Sígase el orden de los Oficios Matutino y Vespertino, con las variaciones siguientes:

Omítase la lectura de los Mandamientos por la mañana, y del Resumen de los Mandamientos por la tarde.

¶ La EXHORTACIÓN que precede a la Confesión de pecados, la misma del Oficio de Natividad.

¶ LAUDA propia:

    FUERON todos llenos de Espíritu Santo. Aleluya. 
    Y comenzaron a hablar en varias lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen. Aleluya. Aleluya.
    Bienaventurada la gente cuyo Dios es Jehováh;
el pueblo a quien escogió por heredad para sí. 
    Gloria y honor...

¶ Después del Salmo 95 (o del Salmo 23, si es por la tardeléase uno o los dos Salmos 48, 145.

¶ Las Lecciones para la mañana son Deuteronomio, XVI. 9 a 12, y Romanos, VIII. 1 a 17. La Lección para la tarde es Joel, II. 23 a 32.

¶ Después de la última Lección, cántese o léase elCántico número 19.

¶ SUPLICACIÓN propia:

    OREMOS a Dios Padre omnipotente e imploremos su misericordia, para que se digne propicio justificarnos por la gracia de su Cristo nuestro Señor, y por la virtud del Espíritu Santo.
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

¶ BENDICIÓN propia:

    EL Espíritu de Dios nos conduzca por las sendas de justicia y nos libre de todo lazo de pecado.
    R. Amén.
    V. Sea el Guía en todos nuestros caminos, quien descendió manifiestamente sobre los Discípulos.
    R. Amén.
    V. Para que llenos de Él, podamos surcar ilesos el mar de este siglo, y recibamos el consuelo de la salvación eterna.
    R. Amén.
    V. Por la misericordia, etc. — R. Amén.

¶ ANTÍFONA propia:

    EL Consolador, el cual yo os enviaré del Padre,
    El dará testimonio de mí.
    Y vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio.
    Gloria y honor...
 

Office for Pentecost

handDespués del Sermón, dígase la ORACIÓN que sigue:

    DEMOS gracias al Señor.
    ¡Oh nuestro Dios y Padre! Cuán admirable es tu benevolencia y cuán grande el amor que has mostrado hacia los hombres, no por obras de justicia que nosotros hubiésemos hecho, sino sólo por tu infinita misericordia.
    Te damos gracias, oh Señor, porque al subir Jesucristo a los cielos, nos envió otro Consolador, que morase con nosotros para siempre: el Espíritu de Verdad, el cual toma de las cosas de Jesús y nos las hace saber.
    Te bendecimos, porque Jesús, levantado por la diestra de Dios y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, lo derramó sobre sus discípulos como ríos de agua viva.
    Te loamos por las señales, y milagros, y repartimientos del Espíritu Santo, con los cuales confirmaste la Palabra proclamada por tus siervos.
    Te alabamos por tu promesa de que, como los padres terrenales, aun siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, así Tú, oh Padre celestial, darás el Espíritu Santo a cuantos lo pidan de ti.
    Te glorificamos porque, por la virtud del Espíritu Santo, el mensaje de salud es dado a conocer a todas las naciones para obediencia de la fe; y has suscitado a muchos, para dar testimonio ante las potestades de la tierra, con fortaleza y sabiduría irresistibles, y aun en los últimos tiempos reformas y purificas tu Iglesia de los errores y tradiciones que invalidan tu mandamiento.
    Ahora, Señor, dígnate aceptar estas alabanzas y acciones de gracias, como espiritual sacrificio que te ofrecemos por medio de Jesús; y perdónanos todos los defectos que en este servicio hayamos cometido por causa de nuestras muchas fragilidades.
    ¡Oh Señor, Roca nuestra y Redentor nuestro! Que las palabras de nuestra boca y las meditaciones de nuestro corazón sean gratas delante de ti: concédenos lo que te pedimos, y llénanos de esperanza, gozo y paz, por amor de Jesucristo, nuestro bendito Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. — R. Amén.

¶ El lunes y martes, después de Pentecostés, se usará el mismo Oficio que precede, variando las Lecciones, que se tomarán del Leccionario.

La Lauda, Suplicación, Bendición y Antífona, servirán para toda la semana.

 

 

 {jcomments on}