21
Sáb, Oct

Oficio Vespertino

Oficios
Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Oficio Vespertino para todo el año


Puesta en pie la Congregación, el Ministro dé principio con las palabras siguientes:

    EN el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea luz y paz.
    Y la Congregación responda: Amén.
    V. Desde el nacimiento del sol hasta donde se pone, sea alabado el nombre del Señor.
    R. Sea el nombre del Señor bendito desde ahora y para siempre.
    V. ¡Oh Dios, cuyo nombre es bendito desde la salida del sol hasta su ocaso! Llena de ciencia nuestros corazones y abre nuestros labios en tu alabanza; para que como eres bendito con el debido honor por todos los siglos, así seas alabado de oriente a occidente por todas las naciones.
    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

Evening Prayer
throughout the year

Luego lea el Ministro, o haga que se cante, alguno de los siguientes TEXTOS:

    1. EL Señor está en su santo templo: callé delante de El toda la tierra.
    2. No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria; por tu misericordia, por tu verdad.
    3. Ensálzate, oh Dios, sobre los cielos; y sobre toda la tierra sea ensalzada tu gloria.
    4. Las obras de las manos del Señor son verdad y juicio; fieles son todos sus mandamientos.

¶ Luego el Ministro diga:

    OID el resumen que nuestro divino Maestro ha hecho de los Mandamientos de Dios:
    Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y el grande mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los Profetas.
Y a nosotros, discípulos suyos, nos ha dado Jesús un mandamiento nuevo diciendo:
    Este es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado. En esto conocerán todos que sois mis discípulos: si tuviéreis amor los unos con los otros.

La Congregación diga:

    SEÑOR Jesucristo, sin cuyo auxilio nada podemos hacer. Mora en nosotros y habilítanos con tu gracia, para que, llevando mucho fruto, podamos glorificar al Padre celestial. Amén.
 

Sentences of Scripture

 El Ministro:

    HERMANOS muy amados: Reconociendo con sinceridad cuán lejos estamos de haber cumplido fielmente la voluntad del Señor, humillémonos en su presencia, y con un corazón contrito confesemos todas nuestras faltas y transgresiones, seguros de que él oirá nuestras súplicas.

Todos de rodillas, digan:

    ¡PADRE omnipotente y misericordioso! Confundidos estamos y avergonzados de levantar nuestro rostro en tu presencia; y con humildad y amargura de corazón confesamos, que nos hemos desviado de tus senderos, y como ovejas perdidas hemos andado descarriados fuera de tus caminos. Hemos seguido desordenadamente los designios y deseos de nuestro propio corazón; hemos quebrantado tus santos mandamientos; no hemos hecho lo que debíamos, antes bien hemos puesto por obra lo que no debíamos hacer; y en nosotros no hay salud. Mas tú, Señor, apiádate de nosotros miserables pecadores. Perdona, oh Dios, a los que confiesan sus culpas; restablece a los que se arrepienten; según tus promesas declaradas al género humano en Jesucristo nuestro Señor. Amén.

El Presbítero (o el Obispo, si está presente) levantándose, diga:

    EL SEÑOR Jesucristo, que tiene potestad de perdonar pecados sobre la tierra, y que no desecha al
pecador que a él acude para salud; oiga vuestros ruegos, perdone todos vuestros pecados, y os conceda su Santo Espíritu, para que vuestra vida sea de aquí adelante pura y santa, hasta que seáis recibidos en el goce de su eterna gloria, en las mansiones del Padre celestial. Amén.
    R. El Señor Jesucristo perdone también todas tus, culpas, te santifique con su gracia, y te haga partícipe de su gloria, en las mansiones del Padre celestial. Amén.
    V. El Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.

¶ Todos en pie, canten o lean la LAUDA correspondiente al tiempo.
 

 Confession & Absolution

 LAUDAS

1. [Durante el Adviento.]

    ¡HOSANNA! Bendito el que viene en el nombre del Señor.
    Bendito el reino de nuestro padre David. Aleluya. 
    Hosanna al Hijo de David: Hosanna en las alturas.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

2. [Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    SALVENOS tu diestra, Señor nuestro Dios;
    Para que confesemos tu santo nombre. Aleluya. 
    Acuérdate de nosotros, Señor; y visítanos con tu salvación.
    Gloria y honor..

3. [Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    LAMPARA es a mis pies tu palabra:
    Y lumbrera a mi camino. Aleluya.
    Guíame por la senda de tus mandamientos.
    Gloria y honor...

4. [Durante la Cuaresma.]

    ¿POR qué me has desechado? ¿Por qué andaré abatido por la opresión del enemigo?
    Envía tu luz y tu verdad.
    Júzgame, oh Dios, y aboga mi causa; líbrame de gente impía, del hombre de engaño y de iniquidad.
    Gloria y honor...

5. [Después de Pascua, hasta la Ascensión.]

    CANTAD al Señor un cántico nuevo; porque el Señor obró maravillas. Aleluya.
    Grande es el Señor nuestro, y grande su poder. Aleluya. Aleluya.
    El ha hecho notoria su salvación; en presencia de las gentes ha revelado su justicia.
    Gloria y honor...

6. [Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    ALABARE al Señor conforme a su justicia;
    Y cantaré al nombre de Jehovah el Altísimo. Aleluya.
    Te ensalzaré, mi Dios y Rey; y bendeciré tu nombre para siempre jamás.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

handDespués de la Lauda diga el Ministro:

    SEÑOR, abre nuestros labios.
    R. Y nuestra boca anunciará tu alabanza.

Y cántese (o léase alternadamente por el Ministro y la Congregaciónel
 

 Praise

 SALMO 23.

    1. JEHOVAH es mi pastor; * nada me faltará.
    2. En amenos prados me hará reposar; * a aguas apacibles me conducirá.
    3. Recreará a mi alma; * guiaráme por veredas de justicia, en gracia de su nombre.
    4. Aunque caminare por valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; * porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me prestarán auxilio.
    5. Mesa preparas delante de mí, en presencia de mis adversarios; * con bálsamo ungiste mi cabeza; mi cáliz está rebosando.
    6. Ciertamente la bondad y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida; * hasta que me restituya a la casa del Señor para largos días.
    7. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.
 

 Psalm 23

A continuación léase o cántese una de las PORCIONES de los SALMOS, correspondientes al día del mes.

hand

Después de los Salmos, sentada la Congregación, el Ministro en pie leerá una parte de las SANTASESCRITURAS; y empiece diciendo:

    NUESTRA lección de la Sagrada Escritura se halla en el Libro..., capítulo...

Y concluida la lectura, diga:

    AQUI termina nuestra lección de la Palabra de Dios.

La Congregación levantándose, diga:

    OH Señor, santifícanos en tu verdad; tu palabra es la verdad. Amén.
 

A portion of the Psalms,

 

And a reading from Scripture.

Cántese (o léase alternadamente por el Ministro y la Congregación)uno de los CÁNTICOS correspondientes al tiempo, o el

CANTICO DE MARIA

    1. ENGRANDECE mi alma al Señor, * y mi espíritu se alegró en Dios mi Salvador.
    2. Porque ha mirado a la bajeza de su criada; * porque he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.
    3. Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; * y santo es su nombre.
    4. Y su misericordia de generación en generación * sobre los que le temen.
    5. Hizo valentías con su brazo: * esparció a los soberbios del pensamiento de su corazón.
    6. Quitó a los poderosos de los tronos, * y levantó a los humildes.
    7. A los hambrientos hinchió de bienes; * y a los ricos envió vacíos.
    8. Recibió a Israel su siervo, * acordándose de la misericordia.
    9. Como habló a nuestros padres, * a Abraham y a su descendencia para siempre.
    10. Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, * por los siglos de los siglos. Amén.

¶ Terminado el Cántico, diga el Ministro:

    HERMANOS, confesemos nuestra fe.

Todos digan el
 

 A Canticle or

 

the Magnificat

 SIMBOLO APOSTOLICO

    CREO en Dios, Padre todopoderoso, Criador del cielo y de la tierra.
    Y en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fué concebido por obra del Espíritu Santo; nació de María virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fué crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercero día resucitó de entre los muertos; subió a los cielos; está sentado a la diestra de Dios Padre todopoderoso; de donde ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
    Creo en el Espíritu Santo; en la santa Iglesia Católica; la comunión de los santos; el perdón de los pecados; la resurrección de la carne; la vida eterna. Amén.

    V. El Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.
 

 Apostles' Creed

¶ Todos de rodillas, el Ministro diga la SUPLICACIÓN correspondiente al tiempo, como sigue:

[Durante el Adviento.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por amor de su venida.
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

[Después de la Epifanía, hasta el Domingo de
Septuagésima
.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que aumente la fe de su santa Iglesia, y le dé paz, y por siempre la defienda.
    R. Concédenos esto...

[Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que
nos dé propicio la salud del alma y del cuerpo, el perdón de los pecados y perpetua paz.
    R. Concédenos esto...

[Durante la Cuaresma.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por los méritos de su sagrada pasión.
    R. Concédenos esto...

[Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que se digne propicio justificarnos por la gloria de su resurrección.
    R. Concédenos esto...

[Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    OREMOS al Redentor del mundo, nuestro Señor Jesucristo, y con toda suplicación le roguemos que aumente la fe de su Santa Iglesia, y le dé paz, y por siempre la defienda.
    R. Concédenos esto, Dios eterno y omnipotente.

handDespués de la Suplicación, digan todos:

    SEÑOR, apiádate de nosotros.
    Cristo, apiádate de nosotros.
    Señor, apiádate de nosotros.

 Prayers of Petition

    Padre nuestro que estás en los cielos: Santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánosle hoy. Y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación. Mas líbranos del mal. Amén.

El Ministro levantándose, diga:

    LIBRANOS del mal y confírmanos en tu temor con toda obra buena, oh Trinidad, Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.

El Diácono diga:

    HERMANOS, inclinaos a la bendición.

El Ministro:

    EL Señor sea siempre con vosotros.
    R. Y con tu espíritu.
 

 Lord's Prayer

¶ Y diga el Ministro la BENDICIÓN correspondiente al tiempo, como sigue:

[Durante el Adviento.]

    EL Señor Jesucristo, que con su venida se dignó socorrer al mundo, nos limpie de todo pecado.
    R. Amén.
    V. Concédanos que por la virtud del Espíritu atendamos a los preceptos de su ley, para que podamos esperar con gozo su venida.
    R. Amén.
    V. Y de tal manera nos absuelva de toda culpa, que su venida no nos sobrecoja para reprobación, sino redimidos y para glorificación.
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.

[Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    EL Señor Jesucristo nos guarde propicio y nos bendiga. — R. Amén.
    Protéjanos con su clemencia y nos defienda sin cesar de todo mal. — R. Amén.
    Y nos llene de gozo, quien benigno concede el perdón de los pecados. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    LLENENOS el Señor de dones espirituales, y háganos participantes del reino de los cielos. — R. Amén.
    Mortifique nuestra carne poniendo fin a todo vicio, y vivifique nuestras almas con el principio de toda virtud. — R. Amén.
    Y en tal modo nos enriquezca de su gracia, que se agrade morar siempre en nuestros corazones.— R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Durante la Cuaresma.]

    EL Señor Jesucristo que muriendo venció a la muerte, nos haga vencedoras de nuestras pasiones. — R. Amén.
    El que permitió ser entregado en manos de los inicuos, nos libre de los suplicios eternos. — R. Amén.
    Y conceda que podamos vivir siempre con él, quien fué hecho vencedor de la muerte. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

    LA gracia, con la cual nos gozamos de estar sepultados con Cristo por la fe, aparte de nosotros todo pensamiento de iniquidad. — R. Amén.
    Y el que ha extendido la gloria de su resurrección por todo el mundo, conceda plena santificación a nuestros corazones. — R. Amén.
    Para que Aquel que le resucitó de los muertos nos resucite también a nosotros a gloria de galardón eterno. — R. Amén.
    Por la misericordia, etc. — R. Amén.

[Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    EL Señor Jesucristo nos guarde propicio y nos bendiga. — R. Amén.
    V. Protéjanos con su clemencia y nos defienda sin cesar de todo mal. — R. Amén.
    V. Y nos llene de gozo, quien benigno concede el perdón de los pecados. — R. Amén.
    V. Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y gobierna todas las cosas por los siglos de los siglos. — R. Amén.

handDespués de la Bendición diga el Ministro:

    LOAD al Señor.
    R. El nombre del Señor sea alabado.

Y todos en pie, cántese o léase la ANTÍFONA correspondiente al tiempo.
 

 Blessing

 ANTIFONAS

1. [Durante el Adviento.]

    VENDRA el Deseado de todas las gentes:
    Y los cielos denunciarán su justicia;
    Y todos los pueblos verán su gloria.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

2. [Después de la Epifanía, hasta el Domingo de Septuagésima.]

    LIMPIANOS de nuestro pecado, oh Señor;
    Y líbranos de todo mal.
    Y bajo la sombra de tus alas protéjenos.
    Gloria y honor...

3. [Desde Septuagésima hasta la Cuaresma.]

    TU justicia, oh Dios, es justicia eterna;
    Y tu ley la verdad.
    Justicia eterna son tus testimonios; dame inteligencia y viviré.
    Gloria y honor...

4. [Durante la Cuaresma.]

    LOS reyes de la tierra se confabulan, y los príncipes consultan entre sí, contra el Señor y contra su Ungido.
    El que reside en los cielos se reirá; el Señor se mofará de ellos.
    ¿Por qué se tumultúan las gentes, y los pueblos conciben proyectos vanos?
    Gloria y honor...

5. [Después de la Pascua, hasta la Ascensión.]

    SI habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba;
    Donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
    Porque muertos sois, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
    Gloria y honor...

6. [Después de la Trinidad, hasta el Adviento.]

    JUSTO eres tú, oh Señor, y rectos tus juicios.
    De tu misericordia está llena la tierra.
    Para siempre, oh Señor, permanece tu palabra en los cielos.
    Gloria y honor al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

hand

Después de la Antífona, de rodillas la Congregación, el Ministro en pie, diga:

SEÑOR, muéstranos tu misericordia.
R. Y danos tu salud.
V. Llena a tus Ministros de virtudes.
R. Y da alegría a tu pueblo escogido.
V. Acuérdate siempre de esta Congregación.
R. Que tú has poseído desde el principio.
V. Oh Dios, purifica nuestros corazones.
R. Y no quites de nosotros tu Santo Espíritu.
 

 Antiphons

 ¶ El Ministro diga la ORACIÓN propia del día.

    R. Amén.
    Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos.
    R. Amén.
 

 Collect of the Day

¶ Aquí puede el Ministro añadir las oraciones de SÚPLICA o deACCIÓN DE GRACIAS (tomadas de este libroque le parezcan oportunas.

Y luego prosiga:

    POR la tarde, de mañana, y al medio día:
    R. Justo es, oh Señor, que te alabemos.
    V. Señor, Dios omnipotente, que de la tarde, la mañana y el medio día, has hecho un día sólo, y has mandado al sol que conozca su ocaso! Abre, te rogamos, las tinieblas de nuestros corazones, y brillando tú en ellos, te conozcamos como Dios verdadero y luz eterna.
    R. Amén.
    V. Por tu misericordia, oh Dios nuestro, que eres bendito y vives y gobiernas todas las cosas por los siglos de los siglos. — R. Amén.
 

 Other Collects, Prayers, or Thanksgivings

    Todos en pie, puede cantarse un HIMNO o una ANTÍFONA.
 

 A Hymn or Antiphon may be sung ...

¶ Si termina aquí el Oficio Vespertino, diga el Ministro:

    EN el nombre de Jesucristo nuestro Señor, terminemos con paz.
    R. Gracias sean dadas a Dios. Amén.
 

and then the Office may end.

¶ Si ha de haber SERMÓN, omítase la frase En el nombre de Jesucristo, etc.; y después del Himno, el Ministro que ha de predicar ofrezca una breve ORACIÓN, precediéndola de

    OYE, oh Señor, nuestra oración.
    R. Y llegue a ti nuestro clamor.
 

A Sermon may be preached

hand Terminado el Sermón puede cantarse un HIMNO.

¶ Después del canto, haga el Ministro las advertencias, proclamaciones y anuncios necesarios, según las circunstancias.
 

After the Sermon may be sung a Hymn, followed by announcements.

Luego, de rodillas la Congregación, diga el Ministro algunos puntos de la ORACIÓN que sigue:

DEMOS gracias al Señor.

    1. ¡Oh Dios todopoderoso y de infinita misericordia! Gracias te damos por la merced que nos has dispensado de oír y meditar su santa Palabra. Graba en nuestros corazones los saludables consejos que ella nos da y ayúdanos a ponerlos en práctica para nuestra felicidad en este y en el mundo venidero.

    2. Protege, te rogamos, a la Iglesia cristiana esparcida por todo el orbe. Bendice de una manera especial a tu Iglesia en España, y en particular a esta Congregación, para que sea sal de la tierra y luz del mundo.

    3. Dispensa tu protección a los Obispos y demás Ministros de tu Iglesia, a los que les ayudan en sus trabajos espirituales, y particularmente a tus siervos, a quienes has confiado la dirección de esta grey. Anímalos a todos con tu Espíritu para que trabajen con eficacia en la instrucción y edificación de los santos.

    4. ¡ Soberano Dueño del mundo, que riges los destinos de las naciones! Te rogamos por todos los que gobiernan en los pueblos y administran justicia en la tierra, y señaladamente por el supremo Gobernante de este país y por sus consejeros responsables. Da a todos, oh Señor, tu bendición; dirige tú mismo sus empresas para tu gloria y la dicha de nuestra nación, en la cual deseamos ver reinar la pura religión cristiana, la paz y la prosperidad.

    5. Bendice también a todas las autoridades de esta población e ilumínalas, para que cuanto dispongan contribuya al bienestar del pueblo que les está encomendado.

    6. ¡Dios de toda consolación!, a tu misericordia encomendamos a los pueblos que reprendes y enseñas con la guerra, la peste o el hambre; y también a todas las personas que se encuentran afligidas de enfermedad, de pobreza o de cualquier otro mal, así del cuerpo como del alma. Líbralas de sus males, Señor, y bendice todas sus aflicciones para santificación de sus almas.

    7. ¡Padre de las misericordias, que deseas te conozcan todas las criaturas como Dios y Salvador del mundo! Haz que los que todavía no te conocen sean iluminados por la luz del Espíritu Santo y de tu divina Palabra, y vengan al camino de la salvación, que consiste en conocerte, amarte y servirte como solo y único Dios, y a Jesucristo, a quien has enviado al mundo.

    8. Concédenos, Señor, tu gracia a los que nos hemos congregado aquí para ofrecerte el homenaje de nuestra adoración, a fin de que, penetrados del sentimiento de nuestras miserias y convencidos de nuestra constante fragilidad, nos unamos firmemente a nuestro Salvador; y esclarecidos por sus instrucciones, conmovidos por su tierno amor, guiados por su ejemplo y animados de su Espíritu, vivamos una vida santa, que nos conduzca a la eterna y bienaventurada que tú nos reservas en los cielos.

    9. Óyenos, Padre de la gracia, por los méritos de Jesucristo, a quien contigo y el Santo Espíritu sea todo honor y gloria, por los siglos de los siglos. — R. Amén.

Puede cantarse una DOXOLOGÍA, y luego el Ministro invoque la bendición divina como en el OFICIO MATUTINO. Cuando haya COLECTA, procédase también como en dicho Oficio.

 

 

 {jcomments on}